Javier Alzate Zuluaga

PSICÓLOGO - HIPNOTERAPEUTA

LAS NIÑAS VACUNADAS CONTRA EL VPH, SÍ ESTÁN ENFERMAS


Por:  Javier Alzate Zuluaga, Psicólogo.


Los síntomas orgánicos que  están afectando a las niñas que fueron vacunadas contra el VPH, son  reales, independientemente de que sean producto de la vacuna  o de un fenómeno  de  sugestión  colectiva.


Si el fenómeno es producto de la sugestión, no quiere decir que las niñas afectadas  están fingiendo los síntomas  que presentan, porque  realmente  están enfermas. Obviamente,   la causa no sería orgánica sino  psicológica ¿Acaso  lo psicológico, no es enfermedad?  El ser humano es un ente,  conformado por psique (mente) y soma (cuerpo)  y por lo tanto  enferma a través de la mente y del cuerpo.  Las enfermedades que afectan al ser humano se pueden clasificar en cuatro grupos a saber:  psíquicas, psicosomáticas, somáticas  y somatopsíquicas, pero  para no hacerme   extenso, voy  referirme  solamente a las enfermedades  psíquicas y psicosomáticas.


Enfermedades  psíquicas.  Son trastornos  o malestares psicológicos  producidos por presiones del medio ambiente  como:  muerte de un ser querido, separaciones, secuestros, accidentes,   maltrato físico y verbal, humillaciones,  desprecios, desempleo, insultos, pérdidas materiales, pobreza, injusticias, fracasos, etc.  Como ejemplo de enfermedades psíquicas se pueden citar: ansiedad, angustia, depresión, estrés,  tensión o alteración nerviosa,  miedos  o fobias, frustraciones, sentimientos de culpa, hábitos, etc.  Estas  enfermedades  están  concebidas en términos de energía. Cuando las enfermedades psíquicas, no  son tratadas  oportunamente y de  manera adecuada, la energía generadora, se traduce  al  cuerpo  a través de  los mecanismos de represión y conversión, generando la enfermedad  psicosomática.


Enfermedades psicosomáticas. Son  originadas por conflictos psicológicos o  emocionales, provocados por presiones del medio ambiente, que a través de los mecanismos de represión y conversión se traducen al cuerpo, causando desequilibrio orgánico. La Asociación Psiquiátrica Americana  (APA),  clasifica estas enfermedades  en  diez  grupos  a saber:


1.  Trastornos psicosomáticos de la piel.  Incluye, entre otras, urticaria crónica,  dermatitis, seborrea, herpes,  psoriasis, alopecia, alergias, eczema, prurito  y acné).
2. Trastornos psicosomáticos  musculoesqueléticos. Incluye: cefaleas tensionaleds, migraña, espasmos musculares, lumbalgias, dolores articulares,  etc.
3.  Trastornos psicosomáticos respiratorios. Incluye: asma  y síndrome de hiperventilación.
4. Trastornos psicosomáticos cardiovasculares. Incluye: hipertensión, hipotensión, taquicardia  y algias precordiales.
5.  Trastornos psicosomáticos de la sangre y los linfáticos. La APA. no especifica patologías.
6.  Trastornos psicosomáticos gastrointestinales. Incluye:  gastritis, úlcera gástrica y duodenal, colitis ulcerosa crónica, mareos, vómitos, etc.
7. Trastornos psicosomáticos genitourinarios. Incluye: impotencia, eyaculación  precoz, frigidez,  dispareunia, amenorrea, dismenorrea, leucorrea,  tensión premenstrual, menopausia,  enuresis, etc.
8.  Trastornos psicosomáticos  endocrinos. Se refiere a las disfunciones de las glándulas  de secreción interna.
9.  Trastornos psicosomáticos del sistema nervioso.  Incluye una de las enfermedades más molestas, la epilepsia.
10.Trastornos psicosomáticos  de los órganos de los sentidos. La  APA. no relaciona patologías en concreto.

Todo lo anterior me permite concluir, que la gran mayoría de las enfermedades  que afectan  al ser humano, SON DE ORIGEN PSICOLÓGICO O MENTAL.  A mi juicio,  las únicas enfermedades  que no  tienen componente psicológico,  son las producidas  por  virus, bacterias, hongos, parásitos, accidentes, intoxicaciones, insolaciones y  consumo  de algunos alimentos. Con fundamento en lo anterior, no se puede descartar que el fenómeno de las niñas vacunadas,  sea sugestión  colectiva.


Muy posiblemente algunas niñas  con niveles importantes de plomo en la sangre, presentaron dolor de cabeza, vómito, desmayos, afectaciones en extremidades  superiores e inferiores etc.  Pero como habían sido vacunadas  recientemente, le  echaron la culpa  a la vacuna   VPH. Al difundirse la noticia de los primeros casos, las  demás niñas que también fueron vacunadas, se sugestionaron  y presentaron los mismos síntomas. Si esto fue lo que sucedió,  no será  extraño  que  se sigan presentando  más casos  en otras regiones del país,  diferentes  al municipio del Carmen de Bolivar  e   inclusive en otros países.

Como psicólogo  con 47 años  de experiencia  en el manejo de la hipnosis clínica,  acepto, que el fenómeno puede obedecer  a  la sugestión colectiva. Si eso es así,  las  afectadas y sus familiares, no tienen nada que temer. Basta con que las pacientes  sean tratadas  con  hipnosis, por un profesional (psicólogo o médico) bien entrenado  en  la materia  y el problema se resolverá  rápidamente. Si aplicada la terapia por hipnosis, las pacientes no se liberan de los síntomas que las afectan, CON TODA SEGURIDAD SE PUEDE AFIRMAR, que el caso no corresponde al fenómeno de sugestión colectiva.


Las  enfermedades producidas por sugestión, que son muchas, se tratan con sugestión. Y uno de los componentes de la hipnosis  es  precisamente la sugestión.


Con respecto a enfermedades  producidas por sugestión  voy a transcribir textualmente  el siguiente   aparte de mi libro HIPNOSIS Y REGRESIONES UNA ALTERNATIVA TERAPÉUTICA,  página 135 párrafo 5.


“Enfermedades por sugestión… Una niña de ocho años sufrió de insomnio y crisis nerviosa por espacio de siete meses. Dijo que veía por la noche insectos deformados  (monstruosos), que revoloteaban por encima de su cama. Llegó a tal punto que no le obraba ningún medicamento, ni siquiera las  terapias psicológicas tradicionales. Tratada con hipnoterapia  o terapia regresiva, se encontró que un mes antes  de enfermarse, había visto la película  “Abejas asesinas”.


La niña, había perdido  casi la  mitad  de su peso, pues comía  muy poco. Bastó  una sola sesión de hipnosis o hipnoterapia,  para su curación.


Otro caso  de sugestión. Una niña  desencadenaba crisis nerviosas, cada vez que  veía una  mariposa o un insecto volando en su entorno. Tratada con hipnosis,  se encontró que  días  anteriores, también, como en el caso anterior, había visto la película “Abejas Asesinas”. Esta niña  también se curó, con una sola sesión.


Otra enfermedad que tiene que ver con  la sugestión, es la hipocondría. Si un hipocondriaco ve un programa de  televisión,  en  el que se expone un caso clínico, piensa que  tiene esos síntomas  y pronto  comienza   a sentirlos.


En muchos cursos  de hipnosis clínica,  que dicté  en mi país, encontré que  si en una demostración de hipnosis,  el primer paciente  no era susceptible,  la mayoría,   de los asistentes  tampoco eran. Pero si la experiencia  con el primer paciente  era  exitosa,   también era  con la mayoría de los asistentes y el grado de aceptación del curso era  del 100%. Esto  obedece al fenómeno de  “Sugestión Colectiva”.

 Pereira, 03 de septiembre de 2014


Psic. Javier Alzate Zuluaga
Cra. 20 No. 22B-09 Barrio Providencia Pereira. Cel.  310 8351181. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Página Web:  www.hipnosisclinicacolombia.com

EL PODER DE LA MENTE (APARTE IV)

Como se dijo en el aparte anterior, en el nivel zeta o theta, una persona conscientemente y mediante cierta disciplina puede modificar las funciones orgánicas, por lo tanto en este nivel, se debe tener especial cuidado con el pensamiento.  Se deben evitar pensamientos de pobreza, enfermedad, fracaso, miedo a perder el empleo, accidentes y cualquier otro pensamiento negativo, para no afectar la mente. No olvide que la mente se nutre del pensamiento y le devuelve lo que usted le ha entregado. Si usted en el nivel zeta pensó en pobreza, eso tendrá.

El siguiente experimento, muy utilizado por los estudiosos de la PNL, da una respuesta inmediata, sobre el impacto de la mente sobre nuestro cuerpo. Usted puede realizarlo de la siguiente manera:

En un lugar exento de ruidos y con una temperatura normal, siéntese cómodamente en una silla o sofá, coloque las manos sobre los muslos, incline un poco la cabeza hacia abajo. Cierre los ojos y relaje los músculos de la frente; la frente debe quedar muy floja, relajada; relaje los músculos de la cabeza, es decir, el cuero cabelludo; relaje los párpados, las mejillas, los labios, los maxilares, la nuca y la garganta. Sienta su cabeza floja y relajada; relaje hombros, brazos, antebrazos, manos y dedos; relaje los músculos del pecho, la espalda, el abdomen, la cintura, pelvis, caderas, muslos, piernas, pies, dedos de los pies. Sienta su cuerpo completamente relajado y flojo, muy suelto.

Imagine que en una mano tiene un limón grande, verde, fresco y muy jugoso, en la otra mano tiene un cuchillo.  Véase cortando el limón por la mitad y exprimiendo el jugo de una mitad en la boca. Imagine que está ácido, muy ácido. Luego exprima el jugo de la otra mitad. Imagínelo ácido, muy ácido. ¿Qué pasó? Sus glándulas salivales secretaron saliva o su boca se llenó de agua, como suele decirse.

Cuando alguien chupa limón, las glándulas salivales secretan salivan para contrarrestar el ácido. Pero en este caso, no hubo limón realmente, todo fue un proceso imaginario, que desencadenó un efecto como si fuese real.

Otro ejemplo. Un joven fantasea sexualmente con su amada. Se evidencia en él,   un aumento de las palpitaciones del corazón, aumenta también la presión arterial, se acelera la respiración y se produce una erección ¿Qué ha sucedido? Con la imaginación, la visualización y el pensamiento, se alteraron los sistemas nervioso y endocrino, los cuales impactaron el sistema cardiovascular, respiratorio y genitourinario, originando un cambio en el órgano genital, de flácido a erecto. En este caso el estímulo sexual (su amada) no estaba presente, todo fue producto de los sentidos psíquicos (pensamiento, imaginación y visualización).

Un tercer ejemplo: una persona piensa en la persona que odia, de inmediato se genera en ella un sentimiento de ira. Las glándulas suprarrenales secretan adrenalina, esta sustancia van a fluido sanguíneo y a través de este se esparce por todo el organismo, generando dolor de cabeza, algia precordial y lumbalgias.

De igual manera con otros pensamientos, podemos modificar nuestro organismo. De allí la importancia de pensar positivamente.

 

Domingo, 31 de agosto de 2014

 

Psic. Javier Alzate Zuluaga.

EL PODER DE LA MENTE (APARTE III)

Mi compromiso, en este aparte, es referirme a los niveles de baja actividad mental y cerebral como son: alfa, zeta o theta y delta.

Nivel Alfa. Oscila entre 8 a 13 hertz o ciclos por segundo, quiere decir que las neuronas, en este nivel, emiten de 8 a 13 descargas por segundo. Cuando una persona sentada o acostada cierra los ojos y se concentra en algo, sus ondas mentales descienden al nivel alfa, nivel que se asemeja a los estados de meditación. 

En los niveles Gamma y beta (tratados anteriormente),el ser humano, actúa con los cinco sentidos físicos. En este nivel  y los siguientes de menor actividad  zeta y delta, cuando la persona cierra los ojos  y se interioriza, actúa con  otras facultades mentales  que posee  el ser humano y que se pueden llamar  sentidos psíquicos, como la imaginación, la visualización y el pensamiento.

Nivel Zeta o Theta. Oscila entre 4 a 7 hertz o ciclos por segundo. Este nivel es de menor frecuencia que el anterior y tiene características similares, porque también es nivel de imaginación, visualización, concentración y pensamiento. En este nivel, si la persona se propone, puede modificar las funciones orgánicas, como aumentar o disminuir las palpitaciones del corazón, aumentar o disminuir la temperatura, variar el umbral del dolor, hasta el punto de poder ser intervenida quirúrgicamente, sin anestesia y sin sentir dolor. Por este motivo, algunos autores lo llaman el nivel de insensibilidad o analgesia. Este nivel se logra, cuando la persona dispuesta al descanso nocturno, está relajada y somnolienta.  Los pensamientos, la imaginación y la visualización, que se den en este nivel, impregnan considerablemente el inconsciente, programándolo positiva o negativamente.  

Así como una persona conscientemente y mediante cierta disciplina, puede modificar sus funciones orgánicas, igualmente   con pensamientos de pobreza, miseria, enfermedad o sentimientos de odio que se tengan hacia alguna persona en este nivel, se alteran dichas funciones, en detrimento de la salud. Mientras que si se conoce el funcionamiento de la mente y se tiene las herramientas para programarla, se pueden aprovechar estos momentos para pensar en salud, dinero amor, crecimiento personal, etc., o podríamos ordenar a nuestro corazón que funcione normal, en caso de que estuviese afectado.

En resumen, una persona se encuentra en Alfa, cuando sentado cómodamente, recostado o acostado, cierra los ojos y se concentra en algo. Y una persona se encuentra en Zeta o Theta, cuando acostado, dispuesto a dormir, entra en un estado hipnagógico (estado se somnolencia próximo al sueño). Ambos niveles son importantes para la programación mental, obviamente, es mucho más importante   zeta o theta.

En el próximo aparte continuaré hablando de los dos niveles anteriores y me ocupare del nivel delta.

 

Pereira, domingo 24 de 2014

 

Psic. Javier Alzate Zuluaga