PSICÓLOGO – HIPNOTERAPEUTA

JAVIER ALZATE ZULUAGA​​​

1. ¿CÓMO Y POR QUÉ ENFERMAMOS?

Para mayor claridad sobre los efectos de la hipnosis complementada con otras terapias psicológicas, en las enfermedades, voy a tratar de explicar a continuación, CÓMO Y POR QUÉ ENFERMAMOS Y CÓMO EVITAR ENFERMAR. Para ello extraeré la información del Capítulo 6 de mi libro HIPNOSIS Y REGRESIONES UNA ALTERNATIVA TERAPÉUTICA.

La enfermedad puede definirse como una alteración o desequilibrio en la salud. Cuando hablo de salud no me refiero a la salud del cuerpo únicamente, me refiero a la salud de la MENTE y del CUERPO, porque el ser humano no es solamente cuerpo o carne y hueso como suele considerarse actualmente. El ser humano en un ente conformado por psique y soma, es decir por mente y cuerpo.

Las enfermedades que afectan al ser humano se aglutinan en cuatro grupos a saber: psíquicas, somáticas, psicosomáticas y somatopsíquicas.

1.1. Enfermedades psíquicas

Psíquica, viene del griego psique, que quiere decir mente. Se definen como enfermedades de la mente, originadas por conflictos psicológicos o emocionales, provocados por presiones del medio ambiente como: ansiedad, angustia, depresión, estrés, tensión nerviosa, terrores nocturnos (pesadillas), miedos o fobias, frustraciones, sentimientos de culpa, odios, iras, baja autoestima, inseguridad, inestabilidad, trastorno obsesivo compulsivo (TOC), adicciones, hábitos o manías (chupeteo, onicofagia, tricotilomanía -arrancarse el cabello-), ludopatía, trastornos dismórficos (sentirse mal con algunas partes de su cuerpo: boca, nariz, orejas, maxilares y otros), trastorno maniaco depresivo o trastorno bipolar, etc. Las enfermedades psíquicas también se llaman: enfermedades psicológicas, mentales o emocionales.

De los trastornos anteriores el más grave es la “depresión mayor”, considerada por algunos como el “cáncer del alma”. Su origen puede obedecer a una presión fuerte (muerte de un ser querido, divorcio, pérdida de bienes, etc.), o a muchos sufrimientos originados desde la niñez, inclusive desde el vientre materno. Por tener su raigambre en la psique, la hipnoterapia o terapia por hipnosis, combinada con otras opciones psicológicas, sería el tratamiento adecuado.

Muchas personas mueren por esta enfermedad y el decir de sus parientes, es que murió de pena moral. Lo que algunas personas llaman “pena moral”, es una depresión profunda o depresión mayor, y se puede curar.

Otro caso preocupante, es la enfermedad o conjunto de trastornos emocionales, que me he atrevido a llamar trastorno psicológico múltiple. El paciente presenta, muchos síntomas de la gama de trastornos psicológicos: ansiedad, angustia, depresión, estrés, tensión nerviosa, mal genio, tendencia suicida, adicciones, paranoia, baja autoestima, inseguridad, inestabilidad, miedo a tomar decisiones, pánico escénico, insomnio, irascibilidad, agresividad, miedos o fobias, sentimientos de culpa, odio, dificultad en la relación de pareja o dificultad para conseguirla, dificultad para relacionarse con los demás y en especial con personas del sexo opuesto. Sienten que las cosas no se dan, viven de fracaso en fracaso. Muchos se sienten muertos en vida, porque consideran que sus trastornos no tienen cura, quizá porque han recibido muchos tratamientos que han resultado inocuos. A estos pacientes les digo que su enfermedad sí tiene cura. Obviamente con la hipnosis combinad a con otras herramientas psicológicas.

Para entender la definición de enfermedad psíquica, es necesario conocer qué es un conflicto psicológico, qué es el medio ambiente y qué son las presiones del medio ambiente.

1.1.1. Conflicto psicológico: Es una perturbación mental o estado desagradable que experimenta una persona. Puede ser producido por regaños, insultos, burlas, calumnias, humillaciones, decepciones amorosas, pérdida del empleo, infidelidad, pérdidas materiales, pérdidas de seres queridos, ruptura de relaciones de pareja, etc.

1.1.2. Medio ambiente: Es todo lo que nos rodea, todo lo que está fuera de nosotros. Ejemplo: la habitación, la casa, el barrio, la ciudad, las personas, los animales, las plantas, etc.

1.1.3. Presiones del medio ambiente: Es todo aquello que nos afecta física y mentalmente. El ser humano es un ser bio-psico-social. Bio, que es de carne y hueso. Psico, que tiene mente. Social, que se relaciona e interactúa con los demás. Y, como ser bio-psico-social, recibe presiones del medio ambiente de orden biológico, psicológico y social.

Presiones de orden biológico. Todo aquello que afecta el cuerpo, causando malestar físico o enfermedad orgánica como: virus, bacterias, hongos, parásitos, insectos, sustancias químicas, tóxicos y accidentes. Ejemplo: contaminarse con VIH y contraer SIDA; tener contacto sexual e infectarse con gonococos y contraer una blenorragia; sentarse en un baño público y obtener una candidiasis; consumir frutas sin lavar y obtener una amebiasis; ser picado por el mosquito “aedes aegypti” y obtener Zika, Dengue, Chikunguña o Chikungunya; manipular inadecuadamente ácido sulfúrico y causarse una quemadura; ingerir alcohol adulterado e intoxicarse; caerse y fracturarse.

Presiones de orden psicológico. Es todo aquello que afecta la psique o mente, generando enfermedad psicológica como: ansiedad. Angustia, depresión, estrés; provocados por: insultos, humillaciones, desprecios, burlas, agresiones, injusticias, pérdidas, separaciones, etc. Si observamos a un hombre encolerizado insultando y golpeando a su compañera o esposa, sentimos ira, que significa una presión psicológica ¿Y qué decir de la mujer que está recibiendo los insultos y la golpiza? Esa persona recibe presión psicológica y biológica. Presión psicológica, porque siente ira, odio y desprecio hacia su victimario y presión biológica, porque con los golpes le está causando dolor físico.

Presiones de orden social. Son también presiones psicológicas, porque afectan la psique o mente. Ejemplo, la dificultad para conseguir empleo genera ansiedad, angustia, aburrimiento (depresión moderada); el desplazamiento causado por la presión de grupos armados, genera pobreza y miseria y éstas a su vez ira, odio, venganza, ansiedad, angustia y depresión.

1.2. Enfermedades somáticas

Somática viene del griego soma, que quiere decir cuerpo. Se refiere entonces, a las enfermedades única y exclusivamente del cuerpo, en las que no tiene injerencia la mente. Ejemplo: algunos casos de diarrea, gripa, blenorragia, etc. Estas enfermedades son leves por lo tanto no afectan la mente. Quien sufre una de estas enfermedades no se atemoriza, sabe que con una sola visita al médico, obtendrá el tratamiento adecuado.

1.3. Enfermedades psicosomáticas

Como se explicó anteriormente, Psico viene del griego psique, que traduce mente y somática del griego soma, que quiere decir cuerpo. El término psicosomática, se refiere a las enfermedades que se originan en la mente y que por su agudeza y cronicidad se traducen al cuerpo. Se definen como aquellas originadas por conflictos psicológicos o emocionales, provocados por presiones del medio ambiente, que a través de los mecanismos de represión y conversión se traducen al cuerpo, causando enfermedad orgánica. Ejemplo: migraña, hipertensión, taquicardia, colon irritable, etc.

En la enfermedad psicosomática se da la relación mente-cuerpo, la mente es el receptor de la enfermedad. Por consiguiente, en este caso, es la mente la que afecta el cuerpo.

1.3.1. Mecanismo de represión. Es un mecanismo de defensa muy importante. Como su nombre lo dice, reprime la energía causante de la enfermedad mental (ansiedad, angustia, depresión, etc.). Cuando alguien siente ira, es porque se ha invadido el consciente de energía. Al mecanismo de represión le corresponde reprimir la energía del consciente, deslazándola hacia el subconsciente. Este mecanismo se conoce como “Guardián de la Salud Mental”, porque su función es preservar el equilibrio emocional. Las personas que poseen un mecanismo de represión bien definido, están en condiciones de sortear cualquier conflicto con facilidad, mientras que a otras personas con un mecanismo de represión débil o mal estructurado, cualquier problema las puede conducir al hospital psiquiátrico o al suicidio.

1.3.2. Mecanismo de conversión. Es otro de los mecanismos de defensa muy importante. Su función es desplazar la energía psíquica, del subconsciente al cuerpo, desplazamiento que hace a través de estructuras neurológicas como: hipotálamo, hipófisis, formación reticular ascendente (FRA) y núcleos diencefálicos. Como su nombre lo dice, convierte la enfermedad psíquica o psicológica en enfermedad del cuerpo (psicosomática). Esto se conoce como somatización.

1.3.3. Clasificación de las enfermedades psicosomáticas. La Asociación Psiquiátrica Americana (APA), clasifica las enfermedades psicosomáticas en diez grupos, y algunos autores calculan estos diez grupos en el 95% más o menos de toda la gama de enfermedades que afectan al ser humano. Estos grupos son:

Trastornos psicosomáticos de la piel. Incluye: hiperhidrosis, urticaria crónica, dermatitis, dermatomicosis, seborrea, herpes, psoriasis, verrugas, alopecia, alergias, eczema, prurito y acné.

Trastornos psicosomáticos musculo esqueléticos. Aquí se incluye cefaleas tensionales, espasmos musculares, lumbalgias, dolores articulares, etc.

Trastornos psicosomáticos respiratorios. Asma, síndrome de hiperventilación, etc.

Trastornos psicosomáticos cardiovasculares: hipertensión, hipotensión y taquicardia.

Trastornos psicosomáticos de la sangre y los linfáticos. La APA no especifica patologías.

Trastornos psicosomáticos gastrointestinales: gastritis, reflujos, úlcera gástrica, colon irritable, mareos, diarrea crónica, encopresis, estreñimiento, vómitos, etc.

Trastornos psicosomáticos genitourinarios: impotencia, eyaculación precoz, frigidez, dispareunia, amenorrea, dismenorrea), leucorrea, tensión premenstrual, menopausia, enuresis, etc.

Trastornos psicosomáticos endocrinos: Se refiere a las enfermedades producidas por disfunciones de las glándulas de secreción interna.

Trastornos psicosomáticos del sistema nervioso: Incluye una de las enfermedades más molestas como es la epilepsia.

Trastornos psicosomáticos de los órganos de los sentidos: La APA no relaciona patologías en concreto.

1.4. Enfermedades somatopsíquicas

Son enfermedades del cuerpo, que por su gravedad afectan la mente como: cáncer, SIDA. Una persona diagnosticada como portadora del VIH, entra en crisis desde el instante en que es diagnosticada, teme ser rechazada por los miembros de su familia y de su entorno social, siente que los días están contados. Ve con tristeza como le está vedado el ejercicio de la sexualidad, es decir, se siente condenada a muerte. Esos temores van acompañados de ansiedad, angustia, depresión y otros trastornos psicológicos. Entonces, entran en acción los mecanismos defensivos de represión y conversión, se da el proceso de somatización y el enfermo es afectado por otras patologías orgánicas como: úlcera, colon irritable, migraña, hipertensión, etc. Esto quiere decir que la energía de las enfermedades psíquicas que generó el SIDA, se devuelve al cuerpo, generando otras enfermedades psicosomáticas.

En la enfermedad somatopsíquica se da una relación cuerpo-mente, el receptor de la enfermedad es el cuerpo. Por consiguiente, en este caso, el cuerpo afecta la mente.

2. OTRAS CAUSAS DE ENFERMEDAD

Existen otros factores causantes de enfermedad como: mecanismos de defensa, condicionamientos, sugestión, pensamientos negativos, sentimientos negativos, inadaptación al medio, dificultad para controlar emociones, por compartir con personas negativas, por exceso de trabajo y por dificultad para satisfacer necesidades.

2.1. Enfermedades por mecanismos de defensa

Son enfermedades que una persona desarrolla para recuperar algo que ha perdido u obtener algo que desea y evadir un momento difícil en su vida. Voy a explicar esto con dos casos clínicos, tratados en mi consultorio.

Caso 1. Una señora tenía dos hijos, un niño de once años y una niña de diez. La niña muy consentida y mimada, se convirtió en el centro de atracción del núcleo familiar. Una ocasión su hermanito mayor sufrió un accidente y a raíz de las fracturas que presentó, fue internado en el hospital, motivo por el cual la madre dio prioridad a la atención de su hijo varón, dejando de lado a la niña preferida. Esta se sintió desplazada por su hermanito, porque estaba recibiendo las atenciones que según ella le pertenecían, sintió que le estaba robando el afecto de su mamá y para lograr de nuevo la atención de su madre, presentó ansiedad, angustia y depresión, patologías psicológicas, que ligeramente se convirtieron en enfermedad orgánica, fiebre y convulsiones. Asistida por el médico, le fue diagnosticada epilepsia.

La madre consciente de que la enfermedad de su hija era mucho más grave, que la de su hijo varón, procedió a atenderla como antes y aún con mayor esmero ¿Qué sucedió? Que al exagerar en atenciones, la reforzó; motivo por el cual siguió convulsionando hasta los 48 años de edad, que me fue referida por su médico de cabecera y fue tratada exitosamente con terapia cognitiva en estado de hipnosis.

Caso 2. Una dama de 45 años de edad, estaba pasando una etapa crítica, murió su madre y su padre se entregó al alcohol. Esta paciente, para salir de la crisis desencadenó un mecanismo defensivo conocido como “regresión psicológica”. De un momento a otro resultó comportándose como un niña de seis años y perdió la memoria de todo lo vivido después de los seis años, no reconocía a ninguno de sus familiares.

Después de seis meses de tratamientos, fue traída a mi consultorio; en la primera sesión recuperó la memoria, es decir, volvió a ser la mujer de 45 años ¿Por qué ésta paciente regresó a la época de los seis años? Porque el momento que estaba viviendo era muy deprimente y por eso se escapó, regresando a la etapa en que fue más feliz, la de los seis años.

2.2. Enfermedades por condicionamientos

Una persona que haya sufrido una enfermedad aguda, frente a un estímulo cualquiera, puede desarrollar esa misma enfermedad, cada vez que el estímulo se haga presente.

Es el caso de una mujer de 50 años de edad, que sufría con frecuencia de alergias. Llegó la época en que enfermó de gravedad, su cuerpo se hinchó y se brotó. Su dermatóloga veía con asombro como los medicamentos que le prescribía, no producían ningún efecto, por lo que optó por remitirla a psicología. Tratada con hipnoterapia o terapia regresiva encontré, que la causa de la enfermedad tuvo su origen a los tres años de edad, cuando se intoxicó con un alimento, que le originó una fuerte alergia y fue internada por quince días en un hospital, en una habitación con alfombras y cortinas rojas.

El estado alérgico a los 50 años, obedeció a que alfombraron y encortinaron el apartamento de color rojo ¿Qué sucedió? El color rojo fue un estímulo que la paciente recibió durante los quince días de hospitalización cuando era niña, en su subconsciente qudó impreso el estímulo “color rojo”, el cual quedó condicionado a la enfermedad (alergia). Al encontrarse a los 50 años de edad, frente al mismo estímulo y percibirlo por varios días, desencadenó la enfermedad de manera aguda.

Durante su vida, esta paciente sufrió con frecuencia alergias que no revistieron mayor gravedad. Sin lugar a dudas, estos episodios se dieron cuando vestía prendas de color rojo o cuando recibía de otra manera estímulos del mismo color. Los episodios obviamente no trascendían porque los estímulos eran pasajeros. Pero en el caso de las cortinas y las alfombras de su apartamento, la enfermedad fue aguda, porque el estímulo fue intenso y prolongado. El tratamiento consistió en cinco sesiones de hipnosis y terapia de desensibilización, con las cuales se desensibilizó al color rojo. Sugerí a la paciente, cambiar alfombras y cortinas por otro color.

2.3. Enfermedades por sugestión

La ansiedad, angustia y miedo que ocasionan determinadas escenas o acontecimientos en la niñez, quedan grabadas en el subconsciente de tal manera, que cada vez que la persona se encuentre con el mismo acontecimiento o algo similar, desencadenará los mismos síntomas.

Una niña de ocho años sufrió de insomnio y crisis nerviosa por espacio de siete meses. Dijo que veía por la noche insectos deformados (monstruosos) que revoloteaban por encima de su cama. Llegó a tal punto que no le obraba ningún medicamento, ni siquiera las terapias psicológicas tradicionales. Tratada con hipnoterapia encontré, que un mes antes de enfermarse, había visto la película “Abejas Asesinas”.

2.4. Enfermedades por pensamientos negativos

Cuando se piensa reiteradamente en enfermedades, estás tienden a aparecer en cualquier momento de la vida

El subconsciente se alimenta del pensamiento, la imaginación, la visualización y los deseos, por consiguiente, cuando una persona piensa negativamente, están decretando que eso suceda.

Es el caso de una médica que tenía una cabellera abundante, comenzó a perder su cabello desde los cuarenta años y a los cuarenta y cinco quedó totalmente calva. En la terapia encontré, que de niña tuvo de vecina a una amiguita que tenía su cabellera normal, no tan abundante como la de ella y los peinados y moños que le hacían, le quedaban muy bonitos. Comenzó a sentir envidia por el cabello de su amiguita y a odiar el suyo. Por mucho tiempo se haló el pelo con ira expresando: “que se me caiga el pelo, que se me caiga el pelo …”. .Con este comportamiento decretó que su pelo debía caerse y en efecto se le cayó, pero no cuando ella quería o necesitaba.

2.5. Enfermedades por sentimientos negativos

El odio, la envidia y la venganza, con sentimientos viles que destruyen el cuerpo y el alma. Cuando una persona expresa estos sentimientos, las glándulas suprarrenales segregan adrenalina. Esta sustancia va al fluido sanguíneo esparciéndose por todo el cuerpo, generando cefaleas, lumbalgias, taquicardias, espasmos musculares etc. El mejor remedio es despojarse de estos sentimientos, pues la única persona que recibe el daño, es quien los alberga en su mente.

2.6. Enfermedades por inadaptación al medio

La dificultad para adaptarse al medio causa trastornos de salud. Una madre conservadora ve con angustia como cambian las costumbres y le es imposible acomodarse a la situación o aceptar los cambios. En su época la mujer sólo tenía relaciones sexuales cuando se casaba. Si la hija de esta madre conservadora resulta embarazada, no hay duda de que la lanza a la calle y la madre termina en el hospital enferma. Mientras que si sucede lo mismo con una madre adaptada al medio, en vez de enfermarse, apoya a su hija y siente alegría al saber que va a ser abuela.

2.7. Enfermedades por intolerancia

La persona intolerante, susceptible de dejarse afectar por los demás e incapaz de controlar emociones, está sujeta a muchas presiones del medio, que le generarán no solamente enfermedades, sino otros problemas.​

2.8. Enfermedades por compartir con personas negativas

El ser humano está rodeado de un campo de energía que algunos llaman “aura”, “campo energético”, “espacio vital”, etc. Si ese campo de energía es invadido por una persona negativa, deprimida, irascible; ésta le sustrae energía hasta el punto de dejarla en las mismas condiciones anímicas en que se encuentra ella. A mí me pasó. Siendo la psicología mi sueño dorado, casi abandono la universidad, porque en los primeros días del primer semestre, compartí el pupitre con una niña angustiada, deprimida y con baja autoestima. Por la cercanía, ella invadió mi campo energético y llegué a sentirme igual que ella. Por fortuna detecté el problema a tiempo y cambié de pupitre.

2.9. Enfermedades por dificultad para satisfacer necesidades

El ser humano como ser bio-psico-social, tiene necesidades en el orden biológico, psicológico y social. En el orden biológico, necesidad de ingerir agua y alimentos, si no lo hace puede morir por deshidratación o inanición. En el orden psicológico, tiene entre otras, la necesidad de amar y ser amado, si no ama ni es amado, puede sumirse en la soledad y esta generarle ansiedad, angustia, depresión, etc. En el orden social, tiene la necesidad de satisfacer sus necesidades básicas, alimento, techo, vestido, estudio. Si estas no se satisfacen puede ser objeto de ansiedad, angustia y depresión; enfermedades psicológicas que pueden somatizarse y generar enfermedad orgánica (gastritis, úlcera, colon irritable, etc.).

2.10. Enfermedades por exceso de trabajo

El exceso de carga laboral genera malestar psicológico. Muchas personas por desconocimiento o por ambición al dinero, se entregan a actividades laborales exageradas, no les queda tiempo para alimentarse e interactuar con su cónyuge e hijos. Finalmente terminan enfermos del corazón, con gastritis y colon irritable.

3. PROCESO DE LA ENFERMEDAD

Para comprender mejor cómo enfermamos o cual es el proceso de la enfermedad, es importante conocer la estructura de la mente.

Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, para explicar la estructura de la mente, señala tres instancias: consciente, preconsciente y subconsciente o inconsciente. Cuando una persona recibe la presión del medio ambiente, por ejemplo, una infidelidad; experimenta ansiedad, angustia, depresión, ira y otros malestares psicológicos, que se expresan en forma de energía e invaden la instancia del consciente. La energía psíquica, es desplazada del consciente hacia el subconsciente por el mecanismo de represión (guardián de la salud mental). Liberado el consciente de la energía que genera el malestar psicológico, la persona se tranquiliza, bajan los estados de ansiedad, angustia, depresión y de ira. Luego viene el mecanismo de conversión y desplaza la energía del subconsciente al cuerpo, a través de las estructuras neurológicas mencionadas anteriormente. El mecanismo de conversión, como la palabra lo dice, convierte la enfermedad psíquica en enfermedad orgánica, afectando el órgano o sistema más vulnerable.

Los sistemas más vulnerables de los seres humanos son: primero los sistemas nervioso y endocrino, le sigue el sistema gastrointestinal, en tercer lugar el sistema cardiovascular y luego los demás sistemas. Como resultado de la afectación de los sistemas mencionados, aparecen una o varias, de las siguientes enfermedades: taquicardia, algias precordiales, reflujos, gastritis, úlcera gástrica, colon irritable, mareos, diarreas crónicas, estreñimiento, encopresis, etc. Los casos siguientes, ilustran el accionar de los mecanismos de represión y conversión.

Caso 1. Una mujer equilibrada emocionalmente recibe una mala noticia, su esposo fue asesinado. De inmediato entra en crisis, grita, llora, se golpea contra la pared, golpea a quienes tratan de consolarla, se desmaya, el dolor es intenso ¿Qué ha sucedido? La instancia mental consciente se ha energizado y de inmediato entra el mecanismo de represión a actuar y observamos horas más tarde, que departiendo con sus amigas, ríe ¿Por qué logró reír en medio de tanto dolor? Porque el mecanismo de represión logró desplazar por un momento parte de la energía del consciente hacia el subconsciente, lo que le permitió un descanso momentáneo.

Cómo la energía desplazada es dinámica y obedece a un conflicto reciente, esta se devuelve al consciente intensificando de nuevo el dolor, luego se reprime desapareciendo el malestar psicológico. Pero cuando asiste al aniversario, asocia elementos de ese acto litúrgico con los del funeral, entonces, parte de la energía reprimida fluye al consciente causando nostalgia y dolor, luego la energía vuelve al subconsciente y se da el equilibrio emocional.

Caso 2. Don Ramón es propietario de una miscelánea y uno de sus proveedores es el señor Martín, quién durante cinco años le vendió mercancía a crédito con plazo a 30 días. La última vez el señor Martín, entregó a don Ramón mercancías por valor de $ 1.000.000.oo (un millón de pesos). Don Ramón ha sido muy puntual en el pago de los créditos, pero en los últimos días, uno de sus hijos enfermó gravemente, generando gastos extras en servicios médicos, exámenes de laboratorio y hospitalización; ocasionando un desequilibrio en su economía.

Se cumplió el plazo de la última factura y se hizo presente en la tienda de don Ramón, el cobrador del señor Martín, quien exhortó al cliente a cancelar la suma adeudada. Don Ramón se sintió mal, era la primera vez que no tenía dinero para cubrir sus compromisos de turno. Explica al cobrador el motivo de su incapacidad para cancelar la factura. Esto ocasionó en él un desequilibrio emocional leve (ansiedad y angustia) provocados por una ligera invasión energética en la instancia consciente.

Ocho días después, el tendero don Ramón, es visitado por su acreedor, el señor Martín. Don Ramón se siente más mal que cuando lo visitó el cobrador, el conflicto o presión psicológica aumenta y por consiguiente aumentan los síntomas y adicionalmente aparece insomnio y depresión. Días más tarde, se hace presente en la tienda de don Ramón, una comisión judicial integrada por Juez, Secretario, Abogado, Secuestre y el señor Martín. Se trata del embargo y secuestro preventivo, del único bien y medio de subsistencia que posee el señor Ramón (su miscelánea). El conflicto emocional se intensifica y actúan, entonces, los mecanismos de defensa de represión y conversión.

El mecanismo de represión reprime la energía del consciente hacia el subconsciente y el mecanismo de conversión, traslada la energía del subconsciente hacia cuerpo, convirtiendo la enfermedad psicológica (ansiedad, angustia y depresión) en enfermedad orgánica, en este caso afectando el sistema gastrointestinal. Se activan las glándulas gástricas y se da una hiperfunción de las mismas, originando una hipersecreción de ácido clorhídrico (hipercloridia) y pepsina, afectando el estómago. Comienzan los síntomas orgánicos (náuseas, malestar estomacal, úlcera gástrica leve.

Don Ramón, acude al médico y éste le prescribe Omeprazol, Ranitidina e Hidróxido de Aluminio. Mientras ingiere los medicamentos, la hipersecreción se neutraliza. Deja de ingerirlos y vuelven los síntomas (ardor en el estómago y baja tolerancia a ciertos alimentos). De nuevo le son prescritos medicamentos y obtiene un alivio temporal, al dejar de tomarlos vuelve la hipersecreción de ácido clorhídrico y pepsina y por consiguiente los síntomas, aumentando también el tamaño de la lesión en el estómago.

Entre tratamiento y tratamiento, transcurre un tiempo considerable y la lesión gástrica ha crecido demasiado. El médico recurre a la cirugía y el paciente se recupera por un tiempo, pero de nuevo aparece la lesión en otro lugar del estómago. Si se interviene de nuevo, aparecerá en otro lugar y así sucesivamente ¿Por qué la enfermedad, en este caso, no responde al tratamiento con fármacos y cirugía? Porque el tratamiento fue dirigido al estómago, donde aparece el síntoma, y en este caso la causa de la úlcera no está en el estómago. Está en la psique o mente y es allí donde hay que tratarla y hasta cuando no se resuelva el conflicto psicológico que generó la enfermedad, este paciente no se recuperará. En este caso el conflicto o presión psicológica que generó la enfermedad, obedeció a la falta de dinero para desembargar la miscelánea o medio de subsistencia del enfermo.

Si en buena hora don Ramón gana una lotería, cubre la deuda y la miscelánea le es devuelta, su psique se equilibra, desaparecerán los síntomas psicológicos (ansiedad, angustia, depresión e insomnio) y por ende también los síntomas orgánicos. Dado el caso en que quedare alguna lesión estomacal considerable y esta fuere intervenida; la cirugía sería útil, porque la causa que generó la enfermedad orgánica, quedó resuelta.

Si el médico en vez de prescribirle a don Ramón, Omeprazol, Ranitidina e Hidróxidos de Aluminio y realizarle intervenciones quirúrgicas, en un acto de generosidad, mete la mano a su bolsillo y le da al paciente la suma de dinero que se requiere para desembargar la miscelánea, lo curará rápida y definitivamente.

¿Qué puede hacer el psicólogo en este caso? Un buen psicólogo clínico, tiene que lograr con sus técnicas psicoterapéuticas, que el paciente controle sus emociones, se tranquilice y no le dé importancia al problema. Si el psicólogo no tiene la capacidad para lograr un equilibrio emocional en el paciente, tiene otra alternativa, si quiere curarlo, meterse la mano al bolsillo y darle al paciente el dinero que requiere para salir del conflicto. La enfermedad en este caso, debe tratarse resolviendo la causa y no atacando el efecto o síntoma como se hizo.

PARA LOGRAR LA CURA DE LAS ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS, INDISCUTIBLEMENTE EL PACIENTE DEBE RECIBIR TRATAMIENTO PSICOLÓGICO Y LA HIPNOTERAPIA ES LA TÉCNICA PSICOLÓGICA MÁS IMPORTANTE PARA EL MANEJO DE ESTAS ENFERMEDADES.

Cuando una enfermedad psicosomática, como en el caso citado de la úlcera de don Ramón, es tratada con fármacos y cirugía, sin tener en cuenta el aspecto mental o emocional, es como si se intentara secar una quebrada, haciendo talas y quemas en su desembocadura. Si de secar una quebrada se trata, las talas y quemas deben hacerse en su origen, es decir en su nacimiento.

De igual manera, si se avería el empate de la canal y el bajante de su casa, produciendo humedad en la pared, no se puede pretender hacer desaparecer la humedad aplicando impermeabilizantes. Si se hace esto, la humedad aparecerá en otro lugar y se estaría dando tiempo a que la estructura de la pared se debilite. El remedio en este caso es, soldar la avería del empate. Igual cosa sucede con la enfermedad psicosomática, se debe buscar el origen y resolverlo; de lo contrario sería aplicar pañitos de agua tibia y dar tiempo a que se dañe el órgano afectado.

4. OTROS CASOS CLÍNICOS TRATADOS EN MI CONSULTORIO

Los casos clínicos que a continuación se relacionan, fueron tratados en mi consultorio; por razones éticas, no mencionaré los nombres reales de mis pacientes, ni daré información que los identifiquen.

Caso 1. Curación de una úlcera gástrica. Elmer, paciente de 58 años de edad, sufrió de úlcera gástrica por espacio de doce años. Con tres sesiones de hipnoterapia, se curó. No supe cuál fue el conflicto que le originó a enfermedad, porque las sesiones fueron colectivas. Lo que sí sé, es que en el proceso regresivo hizo la catarsis del conflicto que generó la úlcera y demás problemas vividos, inclusive desde el vientre materno.

Caso 2. La señora C.R.T. de 28 años de edad, se curó de Catalepsia. La causa de su enfermedad fue que cuando era niña, su madre la despertaba a correazos y con insultos. Esta presión física y psicológica se dio hasta que ella, como mecanismo defensivo, desencadenó la catalepsia.

Caso 3. Roberto de 60 años, se curó de fuertes dolores de espalda en regiones cervical y lumbar. La enfermedad se originó porque de niño fue maltratado física y psicológicamente por su padre. Le tocó cargar costales con café muy pesado que no eran acordes a su edad y físico.

Caso 4. Gabriela, ama de casa de 50 años de edad, sufría de diabetes desde los 30 años. Con la hipnoterapia desaparecieron todos los síntomas (sed, malestar en las piernas, micción nocturna) y los estados de ansiedad, angustia y depresión que la acompañaban. En la hipnoterapia se efectuó una purga de la energía que generó los problemas vividos, inclusive los del vientre materno. Parecía que se había curado. Al realizarse un examen, se encontró que la glicemia estaba en 360. Entendí que si bien había logrado un alivio importantísimo, su cura definitiva no podría darse, porque ya existía daño en el páncreas. Si la hipnoterapia se hubiese realizado recién descubierta la enfermedad, su cura hubiese sido definitiva. Este caso lo titulé en mi libro, UN CASO DE DIABETES SIN SÍNTOMAS.

Caso 5. Mauricio, niño de 8 años de edad, hijo de un médico amigo, sufrió de pesadillas y cada vez que veía una mariposa pequeña, una avispa o una abeja, entraba en crisis de pánico. En la hipnoterapia encontré, que igual que otra niña que mencioné anteriormente, había visto la película “Abejas Asesinas”.

Caso 6. Angélica, paciente de 18 años, consultó por ansiedad, angustia, depresión mayor, agresividad y odio hacia su padre. No tenía conciencia de por qué odiaba tanto a su padre. En el tratamiento encontré, que éste la había violado cuando tenía 5 años. Se sintió tan mal qué reprimió el evento y por eso no sabía a que se debía tanto odio hacia su progenitor.

Caso 7. La doctora Martha, de 46 años de edad, Juez Promiscuo Municipal del municipio donde yo vivía, sufría las siguientes patologías psicológicas: ansiedad, angustia, depresión, estrés, inseguridad, inestabilidad, baja autoestima, ira, mal genio, fobia a las ratas, aerofobia y patologías orgánicas como: migraña, algia precordial, parestesia (entumecimiento), reflujo y colon irritable. No saludaba ni contestaba a quien la saludaba. Esto sucedió por la época de 1970, cuando en mi casa hacía sesiones colectivas gratuitamente. Una ocasión el oficial mayor del Juzgado, fue a mi lugar de trabajo y me dijo que la Juez me necesitaba. Asistí al llamado y en su despacho la funcionaria me comunicó que, estaba muy mal y que estaba pensando en el suicidio. Me pidió le hiciera sesiones de hipnoterapia, pero que de manera individual. En efecto le realicé diez sesiones, con excelente resultado, se renovó por completo, su rostro se tornó agradable.

Caso 8. Mery, una joven de quince años, fue encontrada inconsciente en la puerta de un garaje y llevada al hospital Santa Mónica del municipio de Dosquebradas Risaralda. Allí permaneció inconsciente por más de 24 horas. Al despertar se encontraba con amnesia total; las enfermeras y médicos trataron de interrogarla sobre lo que le había sucedido, pero ni siquiera recordaba su nombre, lugar de residencia, ni su edad. Había perdido su identidad. En esa época yo realizaba la práctica de psicólogo en ese centro asistencial. Realicé a Mery, una sesión de hipnosis, recobró la memoria, se pudo identificar y lograr contacto son sus familiares. Había sido dopada y violada.

Caso 9. En el año de 1996, me visitó una pareja de médicos pereiranos, la doctora G.M. y el doctor C.N. La primera en calidad de paciente y el segundo en calidad de acompañante. La doctora G.M. de 36 años de edad, sufría con mucha frecuencia, desde los 16 años, diarrea, vómito y mareo. En nada la benefició los tratamientos médicos especializados y las terapias psicológicas que recibió.

Un día cualquiera estaba la pareja en cine, de repente apareció en la pantalla una rata, ella gritó y de inmediato desencadenó los síntomas (diarrea, vómito y mareo). Este acontecimiento permitió al doctor C.N. sospechar que la enfermedad de su esposa, tenía relación con las ratas, pero no conocía la situación traumática que había enfrentado su esposa en la niñez, con esos animales.

Realizada la primera sesión, el trauma apareció a la edad de seis años. Presentó una crisis muy importante (llanto, angustia y miedo). Expresó que a esa edad asistió a una fiesta, en la finca de un tío, a la cual concurrieron muchos familiares; durmió en el suelo en el cuarto de San Alejo. Una rata la mordió cerca de la nuca, en el esternocleidomastoideo, la rata quedó adherida allí, al parecer los dientes se trabaron en el músculo.

Refirió, mataron la rata con dos piedras, la cual seguía pegada al músculo, arañando su piel mientras la mataban. Este inexplicable accidente causó una crisis tan aguda, que en pocos minutos desencadenó diarrea, vómito y mareo, aparte de la angustia y el miedo. El evento traumático fue reprimido y la afectada no volvió a recordar el incidente.

En la primera sesión el trauma explotó como una bomba de tiempo, se hizo la catarsis, la elaboración del conflicto y el proceso de desensibilización. Cuando despertó sintió su rostro mojado, sacó de su bolso un espejo y vio como con el llanto había arruinado su maquillaje. Sorprendida preguntó a su esposo que si había llorado, él le respondió que sí.

Son pocas las personas que entran en un estado tan profundo como el de esta paciente. Me tocó volverla al trance y sugerirle el recuerdo de lo sucedido ¿Qué sucedió? La paciente de niña sufrió el trauma con la rata, lo reprimió y no volvió a recordar lo sucedido. Y el hecho de que por espacio de 20 años haya sufrido de diarrea, vómito y mareo, obedeció a que en la celebración de los quince años, un amigo de la familia le regaló una pintura (un cuadro) el cual en una de las esquinas tenía un hámster (animalito muy parecido a las ratas). Al mirar todos los días el cuadro que permanecía colgado en la sala, recibía un mensaje subliminal, que la devolvía inconscientemente a la época del accidente y por eso desencadenaba con frecuencia la diarrea, el vómito y mareos, porque eso fue lo que se desencadenó en la época del accidente. Puedo afirmar, que un cuadro (pintura) tuvo enferma a esta persona por espacio de 20 años, hasta que acudió a mi consultorio.

Obviamente si no hubiese ocurrido el accidente con la rata, el cuadro no produciría ningún efecto. La función del cuadro fue servir como estímulo o detonante de la enfermedad ¿Cuál fue el objetivo de la hipnoterapia en este caso? Liberar a la paciente de la energía psíquica, que generó la enfermedad.

Caso 10. Adriana, paciente de 60 años, sufría depresión mayor, ansiedad, angustia, estrés, inseguridad, terrores nocturnos, gastritis, dolores articulares y musculares y sobre todo presentaba crisis de pánico cada vez que tenía que ir al odontólogo. En la terapia encontré, que cuando tenía 14 años, su dentadura era muy bonita y eso hacía que los hombres se fijaran en ella. Su madre se sentía muy mal cuando los hombres se le acercaban y para evitarlo, con un alicate le fracturó dos dientes del maxilar superior ¡Qué barbaridad!

5. CÓMO EVITAR ENFERMAR

Después de conocer cómo y por qué enfermamos, podemos evitar muchas enfermedades. Para este fin voy a hacer las siguientes recomendaciones:

1. No albergue en su mente pensamientos de pobreza, miseria, enfermedad, accidentes, fracasos, etc. Todo pensamiento reiterado, tiende a hacerse realidad. La mente es como un terreno bien abonado, si se le siembra marihuana, que en muchos casos es para la destrucción de los seres humanos, la produce fértil; pero si a un terreno bien abonado se le siembra trigo que es para hacer el pan, para la subsistencia de los seres humanos, le produce trigo y bien fértil, entonces a sembrar trigo, es decir, pensamientos de salud, dinero, amor, riqueza espiritual, éxito, etc.

2. Nunca diga: no puedo, no soy capaz, esto es muy difícil; porque en efecto no podrá, no será capaz y le será difícil. De esta manera estaría haciendo una programación mental negativa. Pero si usted dice: sí puedo, soy capaz, lo lograré. En este caso estaría haciendo una programación mental positiva y por lo tanto, podrá, será capaz y lo logrará. La mente es un poder que le da lo que usted le pida, bueno o malo, es como un arma de doble filo, lo conduce al éxito o al fracaso dependiendo la orientación que usted le dé. La mente se comporta como un computador. Si usted digita una información y luego le da orden de imprimir, le imprime lo que usted digitó. Lo mismo sucede cuando usted piensa negativamente, la respuesta será negativa; pero si usted piensa positivamente, la respuesta será positiva. Por lo tanto piense en salud, dinero, amor, riqueza material, éxito, logro de metas, etc. Y cuando a su mente le llegue un pensamiento negativo, por decir algo, de pobreza; dígase mentalmente pensamiento rechazado, pensamiento cancelado. Visualícese, tachando esas imágenes y cámbielas por el opuesto positivo, riqueza. Siéntase en poder de una gran riqueza. Si el pensamiento es de enfermedad, haga lo mismo, cancele esas imágenes y cámbielas por salud. Véase haciendo deporte, gozando de perfecta salud. Si el pensamiento es de fracaso, cámbielo por éxito y así sucesivamente.

3. Planee su trabajo sin exceder la jornada laboral normal. Programe sus compromisos de tal manera que pueda cumplir sin la presión del tiempo. Haga de su labor, una distracción. No olvide que la mejor riqueza que tiene el ser humano es la salud, no la cambie por dinero, de nada le va a servir.

4. No alimente sentimientos de odio, envidia o venganza. Estos sentimientos generan enfermedad a la persona que los alberga. Si alguien le ofende, perdone, el perdón genera salud.

5. Si en una película, noticiero o cualquier lugar, ve algún acontecimiento que le cause impacto, hasta el punto de dejarle malestar psicológico. Respire profundamente y dígase mentalmente “este acontecimiento no me afectará”.

6. No se quede callado frente a situaciones que le causan malestar, exprese lo que siente. Obviamente con palabras adecuadas, que no causen molestia a la persona que se dirige.

7. Adáptese adecuadamente al medio o entorno social. No permita que determinados comportamientos sociales lo afecten.

8. En caso de una agresión psicológica, controle sus impulsos. No se envuelva en peleas. La pelea es una conducta característica de perros y gatos, que genera mucho malestar psicológico. De la pelea solo quedan tres cosas muy negativas: cárcel, cementerio y hospital.

9. Procure vivir siempre en paz y armonía con su esposa, hijos, padres, hermanos, compañeros de trabajo y que nadie lo desequilibre emocionalmente. Si llega a presentar estados de ansiedad, angustia, depresión, estrés, que usted no pueda resolver, no dude en visitar al psicólogo.

SI USTED DESEA SABER MÁS SOBRE LAS ENFERMEDADES GASTROINTESTINALES. HAGA CLIC EN TEMAS DE INTERÉS DE ESTA PÁGINA Y LEA EL ARTÍCULO “PLEXO SOLAR, EL ARMONIZADOR DEL SISTEMA GASTROINTESTINAL”.

VISITENOS EN:

 Cra. 20 No. 22B-09 Barrio Providencia
 Pereira | Risaralda |Colombia

Tel: +57 (6) 3317332 - Cel: +57 310 8351181

contacto@hipnosisclinicacolombia.com

VISITENOS EN:

 Cra. 20 No. 22B-09 Barrio Providencia
 Pereira | Risaralda |Colombia

Tel: (6) 3317332 - Cel: +57 310 8351181

contacto@hipnosisclinicacolombia.com

SIGUENOS EN:

1,215 total de visitas, 1 visitas de hoy